Project Description

Hay pocas historias tan tristes como la de un bebé que pierde a su madre y yace junto a su cuerpo sin vida esperando a que despierte de nuevo.
Un coche atropelló a la madre de Cleo, y junto a ella quedó su pequeña, una jabata de apenas tres kilos de peso, tratando de despertarla para alejarse de aquel lugar. La Compasión hizo que quien presenció la trágica escena decidiera recogerla. ¿Qué posibilidades tenía una bebé de sobrevivir en el bosque sin su familia? Cazadores, trampas, coches, escasez de alimento.
En el Santuario Compasión Animal le dimos una segunda oportunidad, día a día tratamos de llenar el vacío de su madre. Cleo merece crecer como cualquier bebé, disfrutando mientras conoce un mundo sorprendente.

Apadrinar a Cleo