Project Description

Nos dijeron que la iban a eutanasiar porque había quedado inválida tras ser atropellada, que era lo mejor para ella, que solo podía caminar arrastrando el cuerpo con las patas delanteras. Pero no les creímos y la trajimos con nosotros.

Nos dijeron que no era calidad de vida para nadie, que había que vaciarle la vejiga y las heces manualmente tres veces cada día. Y lo llevamos haciendo cada día desde hace casi cuatro años.

Mira el vídeo de Rati y dinos si crees que ella no es feliz. Dinos si ella merecía morir.

Todos tenemos derecho a decidir sobre nuestra vida, a recibir asistencia médica tras un accidente, y a que nos cuiden cuando nuestro cuerpo ya no va a volver a ser el mismo.

Porque cualquiera puede ser feliz si está en el lugar adecuado. Un lugar en el que cuidan de ti, pase lo que pase y seas de la manera que seas.

Apadrinar a Rati